stock-illustration-56802646-usa-map-icon-with-a-marijuana-leaf

Estados Unidos está inmerso en lo que parece un irrefrenable proceso hacia la legalización del cannabis .

Los estados de Colorado ,Washington y Alaska tiene regulados tanto el cultivo como la venta y uso de la planta para su uso médico.

Todo indica que serán más los estados que se apuntaran al carro de la legalización siendo estos Massachussets, California, Missouri, Hawai, Maine, Nevada y Arizona.

Frente a este avance dirigido desde abajo por grupos de población se encuentra la ley federal la cual no contempla ninguna legalización, pero si es cierto que el debate político está servido, siendo el propio Obama defensor de nuevas políticas al respecto

La inclusión de California en el proceso abre una nueva etapa debido a la importancia de este estado el cual se compone de diferentes clases sociales y étnicas y completaría geográficamente la apertura del corredor del pacífico hacia la legalización.

Pese  a las dificultades de su legislación todo indica que un país históricamente forjado a base de incipientes emprendedores y hombres de negocio parece claro que el negocio como tal existe y no queriendo hablar en este artículo de cifras, éstas arrojan un balance muy positivo.

Aún así es pronto para hacer valoraciones fiables debido al poco tiempo que ha transcurrido desde el inicio de este proceso.

Igual de prematuro sería establecer resultados fiables en lo que a índices de criminalidad se refiere , pero los pocos datos que tenemos son alentadores ya que en un país donde se ha visto que las políticas antidroga han fracasado podemos afirmar que en estados como Denver han registrado un 5% menos de criminalidad al respecto.

Con todo lo dicho tenemos una visión esperanzadora hacia la apertura de una nueva era sobre política de drogas blandas y más concretamente en lo que se refiere a nuestra amada planta.